Everyone In es una campaña que tiene como meta terminar con el problema de las personas sin vivienda en Los Ángeles, para que puedan dejar de vivir en la calle y consigan viviendas de corto plazo y permanentes, y al mismo tiempo ofrecer a nuestros vecinos los servicios que necesitan para estabilizarse y tener un hogar.

Sabemos que parece una tarea ambiciosa, pero también sabemos exactamente lo que se requerirá para lograrla. Nunca antes ha habido tanta gente tan centrada en un mismo objetivo. Somos una coalición diversa de organizaciones sin fines de lucro, negocios, sindicatos y líderes de la comunidad. Y gracias a la Medida H, y la Proposición HHH que fueron aprobadas con el enorme apoyo de los votantes en 2017, tenemos por primera vez, fondos substanciales dedicados a este fin además de programas eficaces para resolver esta crisis.

Las personas sin hogar son el resultado de las condiciones económicas, sociales y personales que afectan a muchos de nosotros. Las personas sin hogar son una muestra representativa de Los Ángeles: las madres solteras y las familias, las personas que padecen discapacidades físicas, enfermedades mentales y adicciones, los desempleados y mal pagados, los veteranos y los graduados universitarios, víctimas de abusos y víctimas de la mala suerte. En última instancia, es un problema creado por los humanos que los mismos humanos sabemos resolver. Con los recursos dedicados específicamente a este fin y con la voluntad política y comunitaria, Los Ángeles puede poner fin al problema de las personas sin hogar.

Aquí es donde usted puede jugar un papel. Comprométase a poner fin al problema de las personas sin hogar en Los Ángeles junto con nosotros.

Empty DoorPara 2022 deberemos:

Alojar a la gente permanentemente
Three Homes Icon

45,000

personas

Evitar que la gente se quede sin hogar
Tent Icon

30,000

personas

Aprobación de vivienda con apoyo social
Hammer Icon

5,000

viviendas (en todo el condado)

El Plan

Alojar a todas las personas que carecen de hogar en el Condado de Los Ángeles. Sabemos que parece una tarea ambiciosa, pero también sabemos exactamente lo que se requerirá para lograrlo. Nunca antes ha habido tanta gente tan centrada en un mismo objetivo. Y gracias a la Medida H, y la Proposición HHH que fueron aprobadas con el enorme apoyo de los votantes en 2017, tenemos por primera vez, fondos substanciales dedicados a este fin además de programas eficaces para resolver esta crisis.

Lo que sigue a continuación es un plan integral de 10 años, incluyendo seis estrategias clave para hacer frente a esta crisis ahora mismo. El plan tiene en cuenta los muchos desafíos en Los Ángeles que han contribuido a la crisis de las personas sin hogar… los altos alquileres, la falta de acceso a servicios de apoyo social, la falta de una verdadera red de seguridad social, la escasez de viviendas disponibles, la inestabilidad laboral.

Los próximos 10 años serán clave, pero también hemos fijado metas a más corto plazo para centrarnos en el progreso que se debe lograr paso por paso. Es así como lo vamos a lograr todos juntos, un año a la vez.

1. Crear un sistema coordinado

A fin de poner fin al problema de las personas sin hogar todos tenemos que trabajar juntos. Durante demasiados años los que trabajan para poner fin a este problema lo hicieron cada uno por separado, sin poder compartir fácilmente la información o los recursos. Ahora ya estamos viendo los beneficios de este enfoque más coordinado en la labor de enlace. Los equipos de enlace coordinados están recorriendo Los Ángeles para establecer contacto con las personas que viven en las calles y conectarlas con los servicios y la vivienda que necesitan. Los equipos consisten de un trabajador de salud, consejero de abuso de sustancias, asesor de salud mental y una persona que antes carecía de hogar.

Del mismo modo, United Way intentó por primera vez crear un sistema coordinado para romper barreras burocráticas y conectar a la gente con el apoyo que necesitan. Por ejemplo, con el sistema coordinado se evalúan las necesidades de cada persona sin hogar y luego se le prestan los servicios y/ o vivienda correspondientes. Esto garantiza que sean invertidos los recursos y el tiempo de manera eficiente y que las personas sin hogar reciban la ayuda que sea más adecuada según su situación. Este sistema es el que ahora se está poniendo en práctica en el Condado de Los Ángeles.

2. Impedir que las personas se queden sin hogar

Más y más personas quedan sin hogar en Los Ángeles cada año, aumentando ese número en un 23% nada más en el año pasado. No sólo necesitamos encontrar hogares para los que actualmente están sin hogar, sino que también impedir que la gente pierda su hogar en primer lugar, dando ayuda para pagar los alquileres y ofreciendo asesoría legal.

Anteriormente sólo las familias y los veteranos tenían derecho de recibir estos servicios. Con eso se excluía a una gran parte de la población, así que, gracias a los nuevos fondos aprobados por los votantes con las medidas H y HHH, se han ampliado los servicios para ayudar a las personas que están a punto de ser desalojadas.

3. Subsidiar la vivienda

Un paso fundamental para evitar una falta crónica de vivienda es acortar el plazo que las personas se quedan sin hogar. Una manera de hacerlo es volver a alojarlas rápidamente, apoyando a las que perdieron sus hogares con el fin de colocarlas en viviendas permanentes tan pronto como sea posible.

Esto implica ayudar a las personas sin hogar para que encuentren una vivienda de alquiler apropiada, dándoles asistencia financiera para que paguen el alquiler y otros costos relacionados con la mudanza (depósitos de seguridad, solicitudes de alquiler) y ofrecerles servicios tales como capacitación para el trabajo, conocimientos para la sobrevivencia cotidiana y cuidado de niños. La asistencia para pagar el alquiler al principio es de casi el 100% y luego va disminuyendo a cero a lo largo de un plazo establecido, durante el cual la persona vuelve a estabilizarse y logra conseguir sus propios ingresos.

4. Construir vivienda que es asequible

Para ayudar a las personas sin hogar a que se muden a viviendas subsidiadas, necesitamos asegurarnos de que haya suficientes viviendas para empezar. La creación de más viviendas asequibles no sólo permite que las personas y familias sin hogar logren conseguir una, sino también seguir teniendo un hogar después de que el subsidio del alquiler se acabe.

En toda la región hemos estado construyendo cerca de 20,000 viviendas asequibles por año en los últimos 30 años, pero deberíamos haber construido 55,000 viviendas por año. Este déficit es lo que en parte está causando la crisis de personas sin hogar que estamos padeciendo ahora.

Este proceso necesita ser más eficiente. Es por eso que también estamos buscando formas innovadoras para construir viviendas asequibles más rápidamente y de forma más eficaz en función de los costos.

Vamos a seguir exigiendo de manera constante y enérgica más vivienda que esté al alcance de la gente.

5. Aumentar los ingresos

El tener mejores ingresos impide que la gente pierda su hogar y permite que los que ya carecen de vivienda vuelvan a alojarse más rápidamente. Para lograr esto, las organizaciones comunitarias de todo el condado han ampliado sus programas de capacitación, oportunidades de empleo y servicios de apoyo para las personas sin hogar. Estos programas coordinan sus esfuerzos para asegurar que las personas sin hogar puedan conseguir empleos que les brinden suficientes ingresos para pagar la vivienda.

6. Construir vivienda con apoyo social para los más vulnerables

La vivienda con apoyo social se ofrece a aquellos que más lo necesitan – los que han carecido de vivienda por bastante tiempo y/o tienen problemas de salud física, mental o trastornos debido al abuso de sustancias. ¡Y se ha comprobado que sí funciona! La vivienda con apoyo social tiene excelentes resultados en el 90% de los casos, lo que significa que casi toda la gente que recibe este tipo de vivienda permanece en ella. Y lo que es mejor es que cuesta como la mitad de lo que cuesta dejar a la gente en las calles.

En parte este tipo de vivienda es eficaz debido al apoyo social integral que se ofrece en la misma vivienda, incluyendo los servicios psiquiátricos, orientación sobre el abuso de sustancias y grupos de apoyo.

Nuestro objetivo es el de aprobar por año al menos 1,000 viviendas con apoyo social, y un total de 10,000 viviendas en los próximos 10 años. Debido a que estos edificios tardan dos o tres años para construirse, necesitamos crear ahora mismo vivienda a corto plazo como respuesta a la crisis, para que la gente ya no tenga que vivir en las calles.